¿Qué es la deflación?

La deflación en términos generales, es una situación donde el exceso de oferta de un producto puede provocar una disminución importante en los precios de dicho producto. En estos casos suelen aparecer crisis económicas y aumento de desempleo.

Este exceso de oferta suele ser provocado por una reducción en los precios, aumentando así el poder adquisitivo de los compradores. Es decir, con la misma cantidad de dinero podemos comprar más cosas.

Por ejemplo, si antes de la deflación podías comprar una barra de pan por 1€, con la deflación podrías comprar dos barras de pan por 1€. Dicho de otro modo, los productos se vuelven más baratos. De hecho el concepto deflación se suele utilizar para denominar la bajada generalizada de los precios de bienes y servicios.

Ventajas

La deflación puede aportar alguna ventaja, además de que es algo necesario para equilibrar los mercados de subidas demasiado elevadas de los precios de los productos.

  • Debido a que los productos son más económicos la cantidad de cosas que se pueden comprar con el mismo salario, aumentará por lo tanto los empresarios se decantarán por invertir en bienes de capital produciendo de esta forma trabajos más productivos y de mayor valor añadido.
  • La deflación puede favorecer al ahorro, dando lugar a una mayor oferta de dinero de esta forma se está generando unos tipos de interés menores

Desventajas

A simple vista la deflación parece ser una gran ventaja para la población, sin embargo no es así, ya que en muchas ocasiones perjudica a las economías, pudiendo crear recesiones.

  • Una gran deflación podría provocar que las empresas disminuyan sus beneficios provocando una disminución en la producción lo que obligaría a muchas empresas a despedir a sus trabajadores.
  • Si un banco central anuncia que los precios van a bajar, todo el mundo decidiría posponer sus compras hasta que dicha bajada de precios tuviese efecto Tiene sentido, ¿para qué comprar hoy si mañana será más barato?

Por esa razón los bancos centrales de todo el mundo se marcan como objetivo la de estabilidad de precios, buscando una inflación en torno al 2%.

Una inflación excesiva es mala, pero más peligroso es aún caer en deflación, ya que provocan crisis económicas de larga duración, de ahí el esfuerzo por parte de los bancos centrales de obtener siempre una inflación baja pero positiva.

La deflación en Bitcoin

En el mundo de las criptomonedas, en este caso de Bitcoin la deflación es una fase que casi siempre está presente después de un aumento en la cotización de la criptomoneda. La tendencia a aumentar su valor que presenta la criptomoneda se debe a los diferentes parámetros establecidos para que el Bitcoin tienda a la deflación.

Los tres principales factores que hacen que bitcoin sea deflacionario son:

  • Parámetros como la reducción progresiva del ritmo de emisión de la criptomoneda.
  • El límite del número total de monedas que se pondrán en circulación, 21 millones.
  • El acaparamiento de las monedas por los holders y grandes inversores.

Además de estos factores, a lo largo de la historia del bitcoin encontramos notables subidas en su precio que pueden fácilmente multiplicar su valor inicial.

Estas subidas llevan a un proceso de euforia que suele durar unos meses hasta que su valor decae un largo período de tiempo y la moneda entra en un período de depresión respecto a su cotización. Después de las subidas de valor, los productos suelen costar más bitcoins y es en ese momento donde comienza el período de deflación.