¿Qué es Mimblewimble?

Aunque parezca un simple trabalenguas, Mimblewimble es un concepto que todos deberíamos conocer en el mundo de las criptomonedas. Se trata de un protocolo orientado a crear un nuevo esquema de funcionamiento centrado en la privacidad de la blockchain.

Este protocolo se basa en una criptografía de curva elíptica. Por esta razón se necesitan claves de una menor longitud que en la mayoría de protocolos criptográficos. Esto nos lleva a un tipo de red que no necesita guardar direcciones en la blockchain dado lugar a una mayor eficiencia de almacenamiento.

Para hacernos una idea, si comparamos la red de almacenamiento de Bitcoin con MimbleWimble, necesitaríamos tan solo el 10% de los recursos utilizados en Bitcoin para el almacenamiento de datos. Como podemos ver, la diferencia en cuanto a escalabilidad es enorme. Veamos qué más nos trae este protocolo.

Historia de MimbleWimble

En el año 2016 una persona usando el seudónimo de  Tom Elvis Jedusor y el nombre de la saga de Harry Potter, Lord Voldermort introdujo un protocolo nuevo en la blockchain llamado Mimblewimble con el objetivo de mejorar notablemente la seguridad de las criptomonedas así como su escalabilidad y fungibilidad de las mismas.

El nombre proviene de un conjuro de la saga basado en enredar la lengua del oponente evitando que este recite un conjuro o que hable sobre algún tema en concreto. A finales del mismo año otro usuario anónimo publicó un proyecto llamado Github donde se implementaba el protocolo MimbleWimble. Este proyecto se bautizó como Grin y lanzó su red en enero del año 2019.

El desarrollo de dicho protocolo permitió mejorar notablemente la seguridad en los proyectos que lo implementaron. Tras el proyecto Grin, se unieron otros nuevos proyectos como Beam.

¿Cómo funciona?

Se trata, básicamente de una implementación más compacta que hace más fáciles los procesos de descarga, sincronización y verificación. Es una implementación alternativa del protocolo Proof of Work.

El protocolo de Mimblewimble funciona haciendo que la blockchain no contenga direcciones ni las transacciones de cada uno de sus usuarios. En su lugar las agrupa y registra en una sola transacción que será validada y verificada sin contener detalles individuales.

Los datos solo están al alcance de sus propios usuarios mientras que un tercero solo logrará ver un conjunto de datos agrupados y aleatorios. Entre los datos que oculta este protocolo se encuentra la dirección pública del emisor, del receptor y el monto de la transferencia.

Estos datos son registrados como uno y además de proteger la privacidad de los usuarios ayuda a la red a tener un ahorro significativo en almacenamiento

El protocolo Mimblewimble se deriva de las “Transacciones confidenciales” que permiten a los usuarios cifrar la cantidad de monedas que envían al receptor. De este modo se oculta la información significativa a cualquier individuo externo a la transacción.

En este protocolo para que una transacción sea validada la cantidad de entradas debe ser equivalente al número de salidas. Para que esto pase la diferencia entre ambas debe ser igual a cero. Las validaciones se basan en comprobar que no han sido creadas nuevas monedas de repente. Otra de las condiciones para validar una transacción es comprobar que ambas partes vinculadas en la transacción conservan la propiedad de sus claves.

Todo el proceso de validación en MimbleWimble se basa en el esquema de Pedersen. En resumen, MimbleWimble está orientado a la validación de operaciones sin que los mineros conozcan el monto de las transacciones y los datos de los usuarios.