¿Qué es un white paper?

Un white paper es un documento emitido por una persona o entidad con autoridad en la materia de la que trata. Se trata de un documento con función de guía para explicar algún concepto determinado o la solución a un problema específico.

El contenido de un white paper destaca por ser muy objetivo, es decir, el contenido es concreto y técnico. Suelen incluir en el contenido elementos que ayuden a la comprensión de la información como gráficos, imágenes, esquemas…

En el mundo de las criptomonedas el white paper tiene el objetivo de definir un proyecto y, en caso de que el proyecto tenga una ICO, atraer posibles inversores. El documento tiene que explicar claramente cuál es el problema a abordar, cómo resolverlo, las fases de la financiación que se utilizarán, el número de tokens del que dispone el proyecto y una ruta de implementación del proyecto. Básicamente un white paper en el mundo de las criptomonedas se encarga de explicar y aclarar un proyecto. Si el proyecto tiene una ICO también se encarga de atraer posibles inversores.

La única desventaja de los white papers es que en ocasiones no está diseñado hacia un público que carece de información sobre las criptomonedas. Hoy en día con el auge de las criptomonedas los usuarios han aumentado en gran número, sin embargo, la mayoría solo quieren invertir sin tener una formación o un nivel mínimo de entendimiento. Este problema lleva a que muchas personas sean estafadas con proyectos que no son reales, pero presentan un white paper y lo aceptan para invertir.

El documento está diseñado por programadores y contiene conceptos difíciles de entender. La mejor opción es leerlo tranquila y detalladamente con ayuda de un profesional.

Elementos Fundamentales

Todo white paper debe contener algunos elementos fundamentales para realizar todas las funciones necesarias destinadas a una criptomoneda.

Entre estos elementos se incluye el problema que soluciona el proyecto creado o la función del proyecto. Otro de los elementos es la forma en que se soluciona dicho problema. 

Por otra parte es de vital importancia los elementos incluidos en la capitalización del proyecto como lo son las rondas de financiación, el capital mínimo y máximo, las etapas de desarrollo, entre otros.

Es muy relevante el cómo serán repartidos los tokens y cómo se invertirán en el desarrollo del proyecto. Otro elemento a incluir es el equipo involucrado en el proyecto y por último, pero no menos importante la hoja de ruta y los plazos para el desarrollo del proyecto.

whitepaper

Alternativas de los white papers

Siguiendo la guía de los white papers originales puede que escuches hablar de conceptos como “Yellow Paper” o “One Pager”. Estos conceptos son comúnmente usados en las ICO de criptomonedas y representan una vía para complementar la información de un White paper. 

One Pager es, básicamente, un documento con la intención de resumir la información presentada en un white paper original. De acuerdo a su nombre, es un documento de una página por lo general o dos como máximo.

El crear un One Paper se debe a aquellos inversores que no tienen el tiempo suficiente como para leer un white paper entero y prefieren leer los datos más importantes y de forma concreta.

Como segunda opción tenemos a los Yellow Paper. Gracias a la necesidad de explicar detalladamente algunos proyectos muy complejos, estos documentos salieron a la luz. Suelen estar cargados de algoritmos y documentación técnica.

La necesidad de un Yellow paper es casi obligatoria, ya que muchos proyectos complicados se quedan en simples ideas por falta de preparación técnica. Esto ha llevado a los inversores a exigir algo más, algo como un Yellow Paper que detalle tanto el proyecto como para saber si es una inversión segura.

Como última opción tenemos los llamados Beige Paper. Estos documentos no son muy comunes en los mercados de las ICO, pero aun así, algunos proyectos lo presentan a los inversores. Este documento se deriva de un Yellow Paper, pero con la diferencia de que es menos técnico.

La idea de este Beige Paper es disminuir la complejidad para así llegar a un público más amplio y menos conocedor de toda la tecnología descrita en los Yellow Paper. Aunque es una muy buena idea, este tipo de documento no se encuentra presente en la mayoría de proyectos.