¿Qué es staking?

El staking es un proceso que nos permite obtener ganancias y derecho a voto sobre un proyecto de criptomonedas solo ahorrándolas. Claramente este proceso es muy parecido al Holding, pero cada uno tiene sus propias características.

El proceso de staking consiste en adquirir criptomonedas y mantenerlas congeladas en un wallet con el objetivo de obtener ganancias o recompensas. Básicamente en el staking los saldos están bloqueados y no pueden usarse. En cambio el holding permite retirar, cambiar o vender las criptomonedas cuando el usuario lo decida.

Este proceso contribuye con el funcionamiento de la blockchain de la moneda que sea. El staking es un proceso adoptado por las blockchains que trabajan principalmente con el protocolo de proof of stake (PoS) para la confirmación de bloques.

¿Cómo funciona el Staking?

En el protocolo de consenso de Proof of Stake los nodos se llaman validadores y tienen la tarea de validar los bloques generados en la red. Los nodos validadores son seleccionados de forma aleatoria aunque los nodos que poseen mayor cantidad de criptomonedas que el resto tienen más posibilidades de salir electos.

A diferencia del Proof of Work (PoW), bajo el consenso de Proof of Stake las validaciones no se realizan a través del minado, sino que se realiza a través de los nodos que posean criptomonedas. Por esto el Proof of Stake parte del Staking. El staking tiene como objetivo incentivar a los usuarios a mantener sus fondos en un wallet para contribuir con el respaldo de la red y ser premiados por ello.

En caso de que queramos hacer staking solo necesitamos comprar una criptomoneda que cuente con esta característica y permita realizar el proceso. Luego necesitaremos usar el monedero oficial para hacer stake. De este modo, con tan solo mantener nuestras criptomonedas almacenadas podremos obtener recompensas en la red.

Variantes del Staking

El staking es una característica que tiene varias vertientes, es decir, existen varios tipos de staking.

Una de estas vertientes son los grupos de staking. Esto consiste en grupos que se juntan para ampliar sus posibilidades de validar bloques. Estos juntan sus fondos para así aumentar su poder de staking. El único detalle es que una vez sean recompensados tendrán que dividir las ganancias al nivel de la aportación de cada uno de los participantes. De esta forma los nuevos usuarios de la red podrán participar en esta sin necesitar un capital mayor y a la vez contribuir a descentralizar la red.

Otra de las vertientes es el Cold Staking que como su nombre indica, consiste en realizar el proceso desde un wallet en frío. Es semejante a un hardware wallet que carece de conexión permanente a internet. En este proceso colaboran muchas blockchains ayudando a sus usuarios a mantener sus saldos fuera de línea y mucho más seguros. Esta vertiente favorece a los usuarios poseedores de una gran cantidad de criptomonedas que al estar en línea correrían mucho más riesgo.

La última vertiente es la de proveedores de Staking. Esta última modalidad permite ofrecer un servicio dirigido a los poseedores de criptomonedas aptas para hacer stake. Sin embargo, la retornabilidad de esta vertiente depende en gran medida de las comisiones que se cobren. Dichas comisiones pueden variar entre un 2% y un 50% de recompensa. En una plataforma se aportaría un menor porcentaje de ganancias.

Criptomonedas que permiten el PoS

Si te interesa el Proof of Stake y quieres empezar a realizarlo, pero no sabes qué criptomoneda utilizar, a continuación te dejamos una pequeña lista con las criptomonedas más conocidas que tienen esta característica.

En primer lugar encontramos Stellar o XLM. Esta plataforma salió a la luz en el año 2014 con el objetivo de ayudar a realizar transacciones fronterizas de forma más fácil, rápida y con comisiones casi insignificantes. La condición para empezar a realizar el staking con Stellar es tener al menos 10 XLM. El porcentaje varía entre un 2% y un 4% de retornabilidad anual.

Otra de las plataformas que puedes utilizar para el Proof of Stake es NEO. Esta es una plataforma muy similar a la plataforma que conocemos como Ethereum que permite el desarrollo de los smart contracts. La plataforma se basa en una tecnología de origen chino y espera generar gas sin necesidad de conexión a internet. Es muy buena opción para practicar el staking, ya que la encontramos en muchas plataformas exchange y ofrece un porcentaje de recompensa de entre un 1% y un 3%

Otra de las criptomonedas recomendadas para hacer staking es TRON. TRON tiene el objetivo de mejorar la escalabilidad y confiabilidad de la red. Esto supone que la plataforma pueda procesr transacciones a gran velocidad por medio de la computación de alto rendimiento. Esta criptomoneda ocupa el puesto número 11 en el ranking de capitalización de mercado. La criptomoneda representa una de las opciones más rentables para hacer staking, ya que ofrece una retornabilidad de entre 7% y 9% anual exigiendo solo el mínimo de 5 TRX para comenzar a hacer staking.

Por último encontramos una de las criptomonedas más recientes en el mercado que ha demostrado ser de las más rentables para hacer staking. Esta es Polkadot (DOT), la plataforma que permite a sus usuarios crear blockchains dentro de una aplicación y permite una mayor interoperabilidad en la red. Esta criptomoneda ofrece entre una recompensa que oscila sobre el 13%.

Ventajas y desventajas del Staking

Si aún estás dudando si hacer o no staking a continuación te ayudamos a decidirte presentándote las ventajas y desventajas de hacer staking.

Ventajas

Entre las ventajas de hacer staking la principal es que elimina por completo la obligación de invertir en equipos de minería y con ello el coste eléctrico que conlleva. Por otra parte la creación de bloques a través de staking ayuda a una mayor escalabilidad en la red.

Para los usuarios el mantener una gran cantidad de criptomonedas en el stake les ayuda a obtener una mayor posibilidad de ser elegidos como nodos validadores y de esta forma obtener mejores ganancias validando y verificando los nuevos bloques producidos en la blockchain.

Otra de las grandes ventajas es que las criptomonedas que se mantienen en stake no pierden su valor con el paso del tiempo a diferencia de las máquinas de minería en caso de que se produzca una nueva con una mayor potencia.

Desventajas

La principal desventaja de hacer staking es el hecho de que no podemos esperar ganancias de gran tamaño. Esto se debe a que las plataformas y exchanges pagan porcentajes muy bajos y las recompensas suelen ser escasas en comparación con las obtenidas en el Proof of Work.

Otro aspecto a tener en cuenta es que el hecho de tener criptomonedas almacenadas en un wallet online puede tener riesgos, ya que un atacante puede extraer todos los fondos.

Otra desventaja es que esta característica arremete contra la descentralización que buscan la mayoría de criptomonedas. Esto se debe a que con el stake quien tenga la mayor cantidad de criptomonedas tendrá mayor poder en la red. De esta forma el poder cae en pocas manos y se centraliza la criptomoneda.