Conoce las principales estafas en Criptomonedas

El mundo de las criptomonedas es algo relativamente nuevo para muchos usuarios. Esta nueva forma de dinero digital ha abierto miles de nuevas puertas en el mundo de la economía, desde a sectores no banderizados hasta regiones con grandes restricciones económicas. Sin embargo, todo tiene un lado no tan bueno y en las criptomonedas este lado proviene de la desinformación. Las monedas digitales son uno de los medios más seguros para enviar, recibir y conservar nuestros activos, no obstante, existen usuarios que prefieren darles otro uso. Tanto con el dinero físico como en las criptomonedas existen las estafas, robos y ataques, sin embargo, si un usuario aprende a evitarlos, puede tener el universo que representan las criptomonedas a sus pies.  Por esta razón hoy te contaremos todo sobre las principales estafas en el ecosistema de las criptomonedas y cómo evitarlas. 

Principales estafas con criptomonedas

Las estafas en las criptomonedas son un tema importante que todo usuario debe investigar antes de adentrarse en el cryptomundo. Esto se debe a que la mayoría de las estafas son parte del trabajo de profesionales que podrían robar toda la inversión de cualquier principiante.

Las criptomonedas cuentan con características únicas que las convierten en un objetivo muy valioso para los ciberdelincuentes. Entre estas características destaca su liquidez ya que pueden cambiarla por cualquier otro activo en cuestión de minutos, son muy portátiles y se pueden manejar desde cualquier parte del mundo, y la característica más importante, una vez se ha realizado una transacción, es imposible de revertir gracias a la blockchain.

A continuación veremos las principales estafas utilizadas en el mundo de las criptomonedas y cómo funcionan. Cabe destacar que estas estafas no las definen ni las convierten en un medio delictivo puesto que se pueden evitar. 

1. Aplicaciones móviles falsas

Aunque la advertencia de las aplicaciones falsas es una de las más comunes, a menudo las pasamos por alto y dejamos de prestar atención a los detalles que nos pueden avisar de este tipo de fraudes. Esta estafa, por lo general, se basa en lograr que los usuarios descarguen aplicaciones maliciosas que a menudo son una copia muy similar de otras aplicaciones más populares.

La estafa tiene lugar en cuanto la víctima accede a descargar la aplicación. En un principio parece que la aplicación es la original y sigue su funcionamiento al pie de la letra, no obstante, estas aplicaciones están creadas con el único propósito de robar nuestras criptomonedas.

Lo más común en estas aplicaciones es hacerse pasar por las compañías cripto más importantes. Una vez dentro de la aplicación, al usuario se le suele recibir una dirección a la que enviar financiación para su monedero o para recibir los pagos de la aplicación, sin embargo, nuestros fondos son enviados realmente a la dirección del ciberdelincuente y como ya sabemos, una vez se hayan transferido los fondos, la transacción no se puede deshacer.

Otra de las características que a veces nos impide darnos cuenta de cuando estamos ante una aplicación de estafas es que, aunque son fraudes pueden llegar a ocupar una posición destacada en Apple Store o en Play Store. Esto nos lleva a pensar que son aplicaciones serias y de alto rendimiento.

Una forma de evitar caer en este tipo de trampas es descargar las aplicaciones desde la página web oficial o directamente desde un enlace obtenido a través de una fuente de fiar. Otra forma de asegurarnos de su autenticidad es comprobando las credenciales del editor de la aplicación tanto en Apple Store o en Play Store.

2. Esquemas Piramidales

Para llevar a cabo esta clase de estafa se requiere más trabajo que en la anterior. Se trata de, como bien su nombre indica, una pirámide. En la cima se encuentra el que llamamos organizador, encargado de reclutar a un determinado número de personas para que trabajen a un nivel inferior.

Cada una de las personas reclutadas contratará a su vez a otras personas y así hasta llegar al final de la pirámide. Este esquema da como resultado una estructura de trabajadores que va creciendo de forma exponencial y se va ramificando creando más y más niveles en la pirámide.

Este sería lo que se conoce como el organigrama de un negocio que cada vez crece más. Este tipo de esquema piramidal se diferencia del resto de negocios en la forma que promete beneficios a los miembros reclutados. Para entenderlo mejor, pongamos un ejemplo; El jefe de la pirámide contrata al usuario A y al usuario B y les ofrece el acuerdo de poder reclutar a otros miembros a cambio de 100 dólares cada uno. El organizador se quedará con el 50% del retorno mientras que los dos usuarios contratados podrán repetir el proceso.

Tanto el usuario A como el usuario B realizan la misma tarea que el organizador y ofrecen el mismo acuerdo a los otros usuarios reclutados. En este caso necesitarán al menos dos nuevos participantes para recuperar la inversión inicial. 

A medida que crece la pirámide los miembros de mayor rango se enriquecen cada vez más ya que el 50% va pasando de niveles más bajos hasta la cima de la pirámide, no obstante debido al gran crecimiento exponencial el sistema dejará de ser sostenible a largo plazo.

En el caso de las criptomonedas existieron proyectos controvertidos como PlusToken o Bitconnect en los que muchos usuarios han tomado acciones legales contra los organizadores por operar con esquemas piramidales acabados en estafas.

estafas en cryptomonedas

3. Esquemas Ponzi

Un esquema Ponzi suele tratarse de una supuesta oportunidad de inversión con grandes beneficios garantizados. Por lo general el esquema se disfraza de un servicio de administración de portafolio. Se prometen grandes retornos, sin embargo, no es más que el dinero de otros inversores.

El que dirige la estafa, llamado organizador, recibe el dinero de uno de los inversores y lo suministra a un fondo común. La entrada de nuevo efectivo al proyecto dependerá de los nuevos participantes que se vayan sumando. Como en la estafa anterior, a los miembros más antiguos se les paga con el dinero invertido de los más nuevos y así sucesivamente mientras se sigan uniendo nuevos participantes.

La estafa llega a su fin cuando dejan de entrar nuevos inversores al proyecto puesto que se acaba el efectivo y se dejan de afrontar los pagos a los inversores más antiguos lo cual lleva el sistema al colapso.

4. Sorteos en redes sociales

Las redes sociales son el sistema perfecto para encontrar víctimas ya que actualmente la mayoría de usuarios cuenta con redes sociales como Facebook o Twitter. Esta estafa consiste en engañar a los usuarios con la clásica estafa de: Si me envías 1 BNB/BTC/ETH, te devolveré la misma cantidad por 10.

Aunque parece demasiado perfecto para ser verdad, muchos usuarios caen en la trampa y seden a la estafa. Es casi imposible que algún usuario realice este tipo de sorteos con la verdadera intención de devolver el dinero. Por ello, si alguna vez ves este tipo de mensajes, deberías ignorarlos automáticamente y advertir al resto de usuarios.

5. Phishing

Aunque sepas poco de criptomonedas, seguramente conozcas la práctica del Phishing. En la mayoría de los casos el estafador hace creer al usuario que es otra persona u organización para que la víctima revele sus datos personales.

Esta estafa puede llevarse a cabo por medios como E-mail, teléfono, SMS, páginas webs falsas, etcétera. No existe un esquema para este tipo de estafas ya que podemos recibir un correo donde nos notifiquen sobre algún problema con nuestro Wallet o exchange o simplemente una llamada falsa preguntando por nuestros credenciales.

Lo más común en estos casos es enviarnos un enlace que nos rediría a un sitio web falso muy similar al original. Se nos pedirá que iniciemos sesión y cuando caigamos en la trampa habremos entregado nuestros datos al ciberdelincuente.

estafas crypto

Consejos de seguridad

Como en todas las estafas, hay ciertas formas de evitarlas. A continuación te diremos algunas de ellas:

  • Verificar la URL de la página web a la que hemos entrado. Sobre todo debemos fijarnos en los puntos y comas, ya que el estafador intentará obtener un dominio lo más parecido posible al original.
  • Añadir a marcadores los dominios que más visitamos.
  • Nunca revelar nuestras claves privadas, sobre todo la frase semilla.
  • Si dudamos sobre algún mensaje fuera de lo común, contactar con la empresa antes de actuar.
  • Establecer contraseñas largas, con diferentes caracteres tanto mayúsculas y minúsculas y sobre todo, que no contengan datos personales.