¿Por qué la Blockchain es tan segura?

La tecnología Blockchain conocida por su uso en las criptomonedas. Ha logrado convertirse en sinónimo de privacidad y seguridad. Por esto hoy te enseñamos por qué la Blockchain es tan segura.

Esta tecnología cuenta con una variedad de mecanismos entre los que se incluyen técnicas avanzadas de criptografía y modelos de comportamiento y toma de decisiones matemáticos. Por este motivo es por lo que la mayoría de las criptomonedas han decidido adoptar esta tecnología para evitar la duplicación o destrucción de dinero digital.

Sin embargo, esta tecnología está evolucionando constantemente lo que ha provocado que esté siendo utilizada en otros contextos en los que la inmutabilidad y seguridad de los datos resulta muy valiosa.

De hecho en la blockchain, la criptografía es clave para garantizar la seguridad de los datos, esto es debido al “hashing” el proceso, conforme al cual, un algoritmo llamado “función hash” recibe unos datos de entrada de cualquier tamaño, y devuelve un resultado específico con un valor de longitud que siempre será del mismo tamaño independientemente del tamaño de los datos de entrada que sean introducidos.

A continuación veremos, uno a uno, las cualidades que convierten a la blockchain en una de las tecnologías más seguras.

Cualidades que aseguran la Blockchain

La tecnología de la cadena de bloques sin duda ofrece una gran seguridad. No obstante muchos usuarios se preguntan constantemente por qué la Blockchain es tan segura o qué tan segura puede llegar a ser. A continuación explicaremos paso a paso por qué es realmente segura:

Descentralización

A diferencia de la gran mayoría de mecanismos informáticos, la blockchain no almacena sus datos en un único servidor en la nube o en una central. Por el contrario, la cadena de bloques divide su información en varias partes y las distribuye por toda una red de computadoras donde cada una guarda una copia de la cadena de bloques.

Funciona como un libro contable digital que carece de órgano central desde donde pueda controlarse todo el funcionamiento. Esta forma de ejercer su funcionamiento aporta seguridad por tres razones:

La primera es que cada ordenador conectado recibe el nombre de nodo y cuenta con una copia de la blockchain. Esto significa que si algún nodo decide desconectarse, el resto podrá seguir manteniendo la cadena de bloques sin que esta pueda verse afectada.

La segunda razón por la que aporta seguridad es que en caso de ser centralizada o tener un punto central de control sería vulnerable a cualquier ataque. Es decir, si un atacante logra hacerse con el centro de control, toda la red caería. Esto no es posible ya que está descentralizada y sostenida por cientos de ordenadores. El atacante tendría que hacerse con más de la mitad de estos lo cual es sumamente difícil.

La tercera razón es la eliminación de intermediarios. Gracias a los nodos, no tenemos que confiar en un intermediario si se mantiene una blockchain que funciona como un libro mayor descentralizado e inmutable.

Encriptación y validación

Otra de las razones de por qué la Blockchain es tan segura es la capacidad de ofrecer encriptación y validación. Esto permite que el libro de bloques de la cadena pueda comprobar que los datos almacenados en la nube no han sido cambiados a pesar de haber transcurrido semanas o incluso años desde su modificación.

Gracias a esta característica todo lo que ocurre dentro de la blockchain se encuentra encriptado. Por esto podemos probar que los datos no han sido alterados. Debido a que la cadena de bloques cuenta con una naturaleza distribuida puede comprobar las firmas digitales de cada archivo en todos y cada uno de los libros contables almacenados en cada nodo de toda la red. De esta forma podemos verificar que no hayan sido alterados. De lo contrario, la firma del registro automáticamente se vuelve inválida.

Imposible de atacar

Cuando hablamos de hackers pensamos en grandes mentes capaces de penetrar cualquier red informática y comprometerla. Sin embargo, en el caso de la blockchain esto no es posible. Como ya sabemos, los datos almacenados en la blockchain están descentralizados, pero además están encriptados y por si esto no fuera suficiente también están verificados.

Esto significa que una vez un registro se encuentre alojado en la blockchain es imposible modificarlo o hacerlo desaparecer sin que automáticamente se invalide la firma digital.

Otra de las razones por las que es casi imposible realizar con éxito un ataque hacia la red es porque cada transacción es verificada y validada por una variedad de nodos que actúan en la red. Para lograr el ataque habría que corromper a más de la mitad de nodos. Esto es casi imposible debido al poder de computación necesario para ello.

“No existe nada tan seguro como la tecnología blockchain, ya que, hasta ahora no se ha podido robar ni falsificar ninguna criptomoneda puesto que no salen de la cadena de bloques”

CEO de Eurocoinpay

Privada o pública

La tecnología blockchain se podría decir que está dividida entre plataformas de blockchain públicas como Bitcoin y blockchains privadas enfocadas en el uso empresarial. Aunque las cadenas más conocidas por habilitar el anonimato son las públicas, se pueden construir cadenas privadas. Estas cadenas bloquean el acceso a usuarios específicos de la red.

Este tipo de cadenas privadas son igual de descentralizadas que las cadenas públicas. La diferencia es que quien quiera acceder debe verificar su identidad. De esta forma el usuario puede obtener privilegios de acceso. En estas cadenas también se pueden restringir transacciones específicas.

Inmutabilidad y consenso

Dos más de los principales motivos de por qué la Blockchain es tan segura son los conceptos de inmutabilidad y consenso.

  • Consenso. Este concepto hace referencia a la habilidad de los nodos para permitir que la red sea descentralizada y para ponerse de acuerdo respecto al verdadero estado de la red y la validez de las transacciones. Esto es posible mediante la utilización de un algoritmo, llamado algoritmo de consenso. Se encarga de asegurar que las reglas del sistema están siendo respetadas, y que todas las partes involucradas están de acuerdo respecto al estado actual de la red.
  • Inmutabilidad. Hace referencia a la capacidad de las blockchains con la cual se evita la alteración de transacciones que ya han sido confirmadas. A pesar de que estas transacciones remiten a menudo a la transferencia de criptomonedas, pueden referirse también al registro de otros tipos de datos digitales no monetarios. Gracias a la inmutabilidad con la que cuenta la blockchain, se garantiza la integridad de los registros de datos y transacciones, después de que cada nuevo bloque sea confirmado como válido.

A medida que los usos de la blockchain continúen evolucionando, sus sistemas de seguridad también cambiarán. De este modo podrán satisfacer las necesidades de distintas aplicaciones. Sin embargo será clave mantener un equilibrio minucioso entre descentralización y seguridad para construir una red fiable y efectiva. Ahora que ya sabemos por qué la Blockchain es tan segura…¿Te atreverías a usarla?