¿Qué es DApp?

DApp es la abreviatura de las palabras “Decentralized Applications que traducido al español significan aplicaciones descentralizadas. Estas aplicaciones son especiales, ya que su funcionamiento no depende de un servidor central. Esto es porque funcionan mediante una red descentralizada. Por esto hoy explicaremos qué es DApp.

Destaca porque sus propios usuarios tienen el control sobre la misma red. Estas DApps permiten que sus usuarios puedan acceder a diversos servicios asegurando la privacidad de los mismos. Las DApps, puedes utilizarlas en tu ordenador, en el móvil o desde distintas webs.

Historia de las DApps

Las aplicaciones descentralizadas son más antiguas de lo que creemos. Las primeras aparecieron en protocolos como BitTorrent y DC++. Ambos proyectos comparten su sistema peer-to-peer con alta resistencia a la censura. No obstante, aunque estas aplicaciones ya existían, la primera criptomoneda que usó la DApp en blockchain fue Bitcoin. Este fue el primer éxito de una DApp blockchain en toda la historia.

No fue hasta el año 2014 que las DApps se hicieron más conocidas debido a la presentación de los contratos inteligentes de Ethereum y con su lenguaje Solidity. Gracias a esto las DApps se masificaron y comenzaron a obtener una gran aceptación sobre la blockchain y se convirtieron en una nueva forma de interacción entre los usuarios con el mundo real y virtual.

¿Cómo funcionan las DApps?

Para comprender mejor estas aplicaciones, debemos pensar en una App por ejemplo Instagram. En esta compañía, los datos y decisiones se toman en unos servidores centrales. Esto le permite a compañías como Instagram tomar acciones de censura y beneficiar o perjudicar únicamente a quienes les plazca. De esta forma las grandes compañías tienen el control y nosotros no podemos hacer otra cosa que no sea confiar en que nuestra información no sea utilizada para mal.

Al igual que la cadena de bloques, en las DApps cada usuario es un nodo en la red y entre todos garantizan el correcto funcionamiento de la plataforma.

A diferencia de las aplicaciones normales estas se desarrollan sobre plataformas de blockchain las cuales funcionan como canal de comunicación. Siguen una regla específica y automatizan algunas o todas las funciones con la ayuda de contratos inteligentes. Gracias a la cadena de bloques mantiene un registro de cada operación realizada por los contratos inteligentes que controlan la plataforma.

El smart contract de la plataforma se trata de corroborar la validez de cada interacción. Esto significa que siempre que haya una nueva interacción en la DApp en cuestión, la información también será actualizada en la copia de seguridad de cada nodo.

De esta forma se garantiza que la información quede asegurada en cada nodo, al igual que en la blockchain. Mediante este sistema se garantiza el constante funcionamiento de la plataforma y cada nodo contribuye a esto. Sería imposible inhabilitar todos los nodos de la red al mismo tiempo mediante un ataque informático así que la red siempre está a salvo.

Usos de las DApps

Las DApps ofrecen como principal ventaja el uso de numerosos servicios permitiendo la interacción directa entre sus usuarios. Al ejecutarse sobre la blockchain ofrecen seguridad, privacidad y anonimato.

Estas aplicaciones descentralizadas tienen incontables aplicaciones. Existen DApps orientadas a juegos descentralizados. Un ejemplo sería CryptoKitties. Un juego basado en la tecnología blockchain.

Mediante DApps también se pueden crear plataformas financieras que permitan el intercambio de criptomonedas de forma rápida. Existen aplicaciones como Saturn Network que se trata de un intercambio descentralizado orientado al comercio de Tokens ERC-20 y ERC-223.

Otro ejemplo son los sistemas de juegos y apuestas como Crazy Dogs Live. Esta plataforma transparente y segura es otra de las muchas aplicaciones que se pueden lograr a través de las DApps.

¿Por qué son importantes las DApps?

La importancia de las DApps radica en que permiten a los usuarios acceder a distintos servicios de forma segura. Estas aplicaciones descentralizadas pueden ser usadas tanto en ordenadores como en nuestros móviles o a través de páginas webs.

Se tratan de aplicaciones que siempre tienen el código abierto y que funcionan sin que ningún grupo las controle. Esto significa que nuestros datos no serán manipulados por ninguna compañía.

Otra de las razones por las que son importantes es por la eliminación de los intermediarios. Estas aplicaciones nos traen una nueva forma de realizar operaciones sin retrasos, sin altos costes, sin centralización. A diferencia de aplicaciones tradicionales o centralizadas, las DApps no están controladas por nadie como ya hemos mencionado. Están disponibles para cualquier usuario sin ningún tipo de restricción.

Al trabajar sobre una blockchain, la red evita la censura y está protegida contra ataques, asegura la privacidad y defiende el anonimato. Otra característica importante es que cada archivo creado por la DApp solo se encuentra accesible a quien lo haya creado. Así se garantiza el control absoluto de los usuarios sobre sus propios datos.

Tipos de DApps

Las DApps pueden ser clasificadas en Tipo I, Tipo II y Tipo III. A continuación explicaremos cada una de ellas.

Tipo I

Existen DApps que cuentan con la característica de poseer su propia blockchain. En esta categoría entrarían ese tipo de DApps. Son aquellas que cuentan con su propia infraestructura y no dependen de otra cadena de bloques para poder ejecutarse. Como este tipo de DApp encontramos la mayor criptomoneda, Bitcoin. Otros ejemplos serían Monero, Dash o Litecoin, entre otras.

Tipo II

Existen otras DApps que, por el contrario del Tipo I, dependen de otra blockchain para poder funcionar. Estas pueden funcionar tanto usando tokens propios como usando tokens de la otra blockchain sobre la cual están siendo ejecutadas. Además, dependen de las características de la cadena de bloques.

Como ejemplo podemos ver Golem, una DApp que funciona sobre la blockchain de Ethereum. Esta plataforma tiene el objetivo de ayudar a sus usuarios a alquilar recursos de computación para poder procesar datos necesarios para distintos proyectos. Básicamente, la plataforma funciona como una máquina descentralizada la cual podemos alquilar para realizar proyectos.

Como ya hemos explicado, la plataforma puede contar y cuenta con su propio token ERC-20 llamado GNT o Golem Network Token. Este token se especializa en el pago de los usuarios por alquilar el poder de cómputo ofrecido en la plataforma además de otros servicios que ofrece la red.

Tipo III

Por último encontramos las DApps tipo III. Estas utilizan las de Tipo II para llevar a cabo su funcionamiento. La gran mayoría utiliza los tokens de las de Tipo II para sus operaciones. Para entender mejor este funcionamiento podemos poner un ejemplo. Safe Network se apoya en Omni Layer, la DApp de tipo II. La utiliza con el objetivo de generar Safecoin, la criptomoneda nativa de la plataforma. Esta tiene el objetivo de trabajar dentro de la DApp llevando a cabo todas las operaciones.