¿Qué es Ethereum (ETH)?

La red Ethereum va un paso más allá que criptomonedas como Bitcoin, ya que, debido a su flexibilidad permite la creación de aplicaciones descentralizadas o DApps las cuales se benefician de la tecnología de criptomonedas y blockchain. Estas aplicaciones descentralizadas pueden ser, entre otras, programas de seguridad, sistemas de votación o métodos de pago que pertenecen al mercado de las criptomonedas.

Además también se pueden crear contratos inteligentes, contratos en los cuales no es necesario ningún intermediario. Además en estos contratos es la red quien se encarga de hacer cumplir las normas pactadas en él.

En resumen Ethereum se utiliza para servicios de ordenador basados en DApps y contratos inteligentes lo que ahorra dinero y tiempo eliminando intermediarios y monopolios ineficientes como las autoridades gubernamentales.

Historia de Ethereum

La plataforma Ethereum fue creada por Vitalik Buterin. Este programador trabajó en Bitcoin en el año 2011 con apenas 17 años. Recopiló los fallos de Bitcoin y sus carencias para crear una red llamada Ethereum con una tecnología blockchain superior.

El lanzamiento de la plataforma parte del año 2013 cuando Vitalik lanzó un libro blanco donde describía las bases de Ethereum. Posteriormente, en el año 2014 Vitalik y otros cofundadores de la plataforma lanzaron una ICO (Oferta Inicial de Criptomonedas) donde lograron recaudar más de 18 millones de dólares con los cuales financiaron Ethereum. Finalmente, en el año 2015 Vitalik Buterin lanzó oficialmente Ethereum bajo el nombre de Frontier.

La plataforma continuó unida hasta el año 2016 cuando un hacker logró robar 50 millones de dólares en Ether. Esto causó que una parte de la plataforma se cuestionara la seguridad del sistema. Como resultado del desacuerdo entre ambas partes la plataforma acabó dividida en dos partes. La blockchain de Ethereum se bifurcó en dos blockchains dando lugar a otra criptomoneda, Ethereum Classic (ETC)

Cómo funciona Ethereum

Ethereum es una plataforma diseñada para permitir una gran variedad de funciones. Dicha plataforma utiliza DApps y contratos inteligentes para su funcionamiento. En resumen, Ethereum sigue el modelo descentralizado de Bitcoin, pero con la diferencia de que se aplica a muchos más servicios además de al dinero.

La plataforma de Ethereum se escribe como un ordenador mundial que cuenta con muchos nodos utilizando varios lenguajes de programación. Por ejemplo, para escribir los contratos inteligentes se utiliza el lenguaje especializado llamado Solidity.

Lo que más destaca de Ethereum son los contratos inteligentes. Estos programas son acuerdos vinculantes entre dos o más partes, ya sean empresas o personas. Su funcionamiento se basa en la obligación de cumplir lo acordado por ambas partes por medio de firmas digitales y solo se ejecutarán si el porcentaje de lo acordado por los implicados está alcanzado.

Actualmente los contratos inteligentes pueden programarse con cualquier blockchain, pero solo los programadores que trabajan en la plataforma de Ethereum pueden configurarlos con más instrucciones que Bitcoin.

Estos contratos tuvieron una gran aceptación en su lanzamiento por sus muchas ventajas, entre ellas, que son digitales y no implican gastar papel ni fotocopias. Otra característica muy atractiva es la eliminación de intermediarios y la seguridad del acuerdo, ya que la información está cifrada y respaldada por una blockchain. Esto hace que el acuerdo sea imposible de robar o cambiar. 

Si nos vamos a la blockchain de Ethereum veremos que el trabajo realizado en esta se mide. La unidad de medida utilizada para ello es Gas. Cualquier acción realizada en la blockchain ya sea contratos o desarrollo de aplicaciones, por más mínimo que sea tiene un costo medido en unidades de gas.

El gas además de medir el precio de las acciones en la blockchain ayuda a mejorar la seguridad del sistema. Esto es gracias a que cada acción tiene un costo y por ejemplo, un ataque de spam es inviable por el gasto que supondría en la red. Por último también vale como recompensa a los mineros por las acciones que estos ejecutan en el hardware.

La Ethereum Virtual Machine (EVM) también forma parte de toda la red de Ethereum. Este es un software que funciona como capa de abstracción en la ejecución de los códigos almacenados en la blockchain. Gracias a este sistema se logra impedir que un programador malicioso tanto de un smart contract como de una DApp pueda atacar a los nodos de la red o incluso a la misma red.

Esta máquina virtual realiza una abstracción de toda la red de Ethereum limitando así todos los recursos de los ordenadores y controlándolos en la máquina virtual. Al igual que el Gas, la máquina cuenta con otras funciones como simplificar el proceso de desarrollo de actualización de aplicaciones, smart contracts y la creación de nuevas características. Básicamente, la EVM fue creada con el propósito de garantizar la seguridad del sistema y además para ampliar las funciones de la plataforma de forma sencilla. 

Gracias a los smart contracts y las DApps los usos de Ethereum son muy variados y numerosos. Entre ellos está el método de pago rápido. Cuando hablamos de la rapidez del pago con Ethereum nos referimos a entre 10 y 30 segundos. Ethereum también facilita la creación de otros tokens gracias a los tokens ERC-20. Con la creación de estos se simplificó el trabajo y ahora basta con firmar un contrato inteligente con la configuración de Token-ERC20 para tener otro creado. Tanto fue así que actualmente existen más de 1900 tokens ERC-20 ejecutándose sobre esta blockchain.

Está claro que a pesar de todos los usos de la red de Ethereum, la creación de los contratos inteligentes y las DApps son los más importantes. Gracias a los contratos inteligentes los acuerdos y las negociaciones dejaron de estar limitadas y aumentaron su seguridad notablemente. Por otra parte, si hoy en día la creación de aplicaciones descentralizadas es uno de los pasos más fáciles es gracias a las DApps. 

Minería de Ethereum

Ethereum también cuenta con su propia criptomoneda llamada Ether. Digamos que Ethereum es la plataforma y Ether la criptomoneda, por lo tanto lo que definimos como minería de Ether es el proceso de confirmación de los bloques dentro de la Blockchain que forman la red.

Este proceso de minería está basado en la prueba de trabajo como en Bitcoin, pero usando el algoritmo Ethash, sin embargo los desarrolladores de Ethereum están considerando cambiar esta prueba de trabajo a una prueba de participación en la próxima actualización. Lo curioso de la minería de Ethereum es que el número de emisión de la criptomoneda está limitado a 18 millones anualmente, pero el número de emisión total es ilimitado.

Al igual que la mayoría de mineros, los mineros de Ethereum reciben recompensas por realizar las confirmaciones en la red en forma de Ether. En un principio generar un bloque en Ethereum tomaba unos 16 segundos, en el año 2017 llegó a aumentar hasta los 30 segundos y hoy en día se ubica alrededor de los 14 segundos.

Wallet

Para tener Ethers lo primero en lo que tenemos que pensar es en dónde vamos a almacenarlos. Para ello necesitaremos un wallet seguro y que se adapte a nuestras necesidades, pero que además acepte ETH.

Entre las opciones para almacenarlos están algunos wallets como:

  • Los wallets físicos. Este tipo de wallets se caracteriza por la seguridad que aportan a nuestros activos y por la amplia variedad de criptomonedas que aceptan. La única desventaja es que no son gratuitos, pero esto ya queda a gusto del consumidor. Si decides usar un wallet físico te recomendamos Trezor Wallet. Este wallet fue el primer wallet físico creado para el soporte de Bitcoin. Hoy en día no solo acepta Ethereum, sino que también acepta todos los tokens ERC-20 que actúan en su blockchain.
  • Carteras webs u Online Wallets. Estas carteras son gratuitas y permiten el almacenamiento en la red. Se ejecutan en la nube y una de sus principales ventajas es que se puede acceder a ellas desde cualquier dispositivo que cuente con conexión a internet. La única desventaja es el almacenamiento de los tokens en línea, ya que expone tus activos a una menor seguridad. Si decides almacenar tus tokens en línea te recomendamos MyEtherWallet. Este wallet tiene la característica especial de que mientras otras carteras custodian tus claves privadas, esta te permite guardar tu contraseña en tu propio dispositivo y no en servidores de terceros.
  • Las carteras de escritorio. Estos wallets se pueden descargar e instalar en tu escritorio. Cuentan con la característica de ser fáciles de utilizar y ofrecen mayor seguridad que los online wallets. Si decides usar uno de estos wallets te recomendamos Exodus wallet. Este wallet es gratuito y cuenta con una versión móvil. Soporta alrededor de 100 tokens y además cuenta con una interfaz sencilla.