Clave pública y clave privada

Antiguamente para proteger tus datos lo más habitual era utilizar contraseñas. Elegías unos caracteres secretos y con ellos los protegías. En el mundo de las criptomonedas todo ha cambiado un poco y utilizamos un tipo de clave pública y clave privada para proteger nuestro Wallet.

La clave pública es la clave que se utiliza para recibir fondos en tu wallet. Tanto esta clave como la clave privada son creadas gracias a la criptografía asimétrica o criptograma de dos claves. Para entender la clave pública antes que nada, debemos entender que la clave privada y la pública están relacionadas. Las monedas de tu Wallet se encuentran cifradas en la blockchain. Se utiliza la clave pública para cifrarlas y la clave privada para poder descifrarlas.

Esto es debido a que a partir de la clave privada se genera la clave pública. Esto hace que ambas claves estén directamente vinculadas. Sin embargo, por seguridad es imposible deducir la clave privada a partir de la clave pública.

¿Qué es la clave Pública?

La clave pública puede compararse con un número de cuenta bancaria y si quieres hacer un traspaso a un usuario solo necesitas esta clave pública. Sería como en el caso de una transferencia bancaria, solo necesitarías el número de cuenta. Además estas claves públicas son generadas usando complejas funciones matemáticas para así garantizar una gran seguridad a los usuarios.

Todo este sistema se aprovecha por las criptomonedas. En el caso de bitcoin, por ejemplo, cuando creamos un wallet y queremos recibir fondos por parte de otro usuario nos aparece una dirección con números y letras. Esta dirección es lo que llamamos clave pública y puede ser conocida por el resto de personas. Esto se debe a que esa dirección es la que damos a los demás para que nos puedan mandar los fondos a nuestro wallet.

Esta clave se puede compartir con amigos, familiares o incluso un desconocido sin ningún problema gracias a la encriptación y la seguridad de la blockchain

No obstante, para poder acceder a los fondos depositados en el wallet se requerirá una clave privada, ya que esta comprueba que nosotros somos el legítimo dueño de nuestro dinero digital. Así nos aseguramos de que nuestro dinero esté a salvo.

¿Qué es la Clave Privada?

La clave privada tiene una gran importancia, ya que sin ella no podemos acceder a nuestro wallet. Esta clave se genera por el proceso de criptograma asimétrico. Mediante esta clave accedemos a la total propiedad y manejo de nuestros wallets de criptomonedas. Esto se debe a que dicha clave es la prueba de que nosotros somos los verdaderos propietarios de nuestro dinero digital y podemos hacer uso de nuestras criptomonedas.

Nuestra clave privada no sale de nuestro ordenador o móvil, ya que permanece en el Wallet. Para entenderla mejor podemos compararla con el pin de nuestra cuenta bancaria mientras que la clave pública sería nuestro número de cuenta. La clave privada solo se utiliza para confirmar una transacción y esto es realizado por nuestro Wallet en segundo plano.

Durante el proceso de creación de un wallet, lo primero en crearse es la clave privada. Luego de crearse la misma, se da inicio a la creación de la clave pública. Este paso continúa, ya que esta está relacionada con la llave privada y ambas están formadas por una compleja combinación de números y letras.

¿Puedo compartir mi clave privada?

Esta clave al contrario que la clave pública no podemos compartirla. En este caso cualquier usuario podría acceder a nuestros fondos y extraerlos. La clave privada es exclusiva para el propietario de los fondos de su wallet.

Muchos wallets, para facilitar al usuario entrar, sustituyen la larga clave privada por 12 o más palabras aleatorias para acceder de forma más sencilla a tus criptomonedas. Las claves privadas permiten un ambiente de confianza a la hora de compartir información. La información siempre estará cifrada y solo puede desencriptarla el receptor que posea esta clave privada. Esto garantiza que si el mensaje se intercepta antes de llegar al destinatario continúe estando protegido.