¿Cómo minar criptomonedas?

Las criptomonedas funcionan como una especie de dinero pero en forma digital. Para conseguirlas no podemos imprimir billetes como pasa en el caso del dinero FIAT. Para crear criptomonedas es necesario recurrir a la minería (en la mayoría de los casos). Por esto hoy te enseñamos a cómo minar criptomonedas.

La minería consiste en realizar un conjunto de procesos mediante los cuales se validan y procesan las transacciones realizadas dentro de una criptomoneda. Cabe destacar que no todas las criptomonedas funcionan de la misma forma, es decir, no se minan todas de igual manera. La forma de minado depende de la cadena de bloques y el algoritmo que forme a la moneda digital en cuestión.

Para empezar a minar criptomonedas, es recomendable entender el proceso de minería, pero en rasgos generales la minería consiste en la extracción y validación de bloques de la blockchain.

Hoy en día existen diferentes formas de minar criptomonedas, ya sea para obtener beneficios, por ayudar al funcionamiento y seguridad de la red o para aprender. Sea como sea, todas las criptomonedas comparten la importancia de los mineros para mantener la red estable y segura al mismo tiempo.

Por realizar este trabajo, los mineros cobran una cierta cantidad de criptomonedas como recompensa y como incentivo para seguir manteniendo la web.

Crear un wallet

Lo primero de todo es crear un wallet para que puedas recibir las recompensas obtenidas por los mineros

Es necesario contar con el wallet adecuado para almacenar la criptomoneda que vayas a minar. Es decir, no puedes usar un wallet de Bitcoin para recibir Ethereum o viceversa. Este paso es fundamental, ya que si no cuentas con un wallet no recibirás ninguna recompensa.

Para crear un wallet simplemente tenemos que encontrar el adecuado. Una vez lo tengamos, el siguiente paso es registrarse e identificarse. Te pedirán datos personales como nombre y apellidos además de datos de seguridad como las contraseñas para asegurar tu wallet y además un método de pago para ingresar o retirar ganancias.

Es importante guardar tu semilla de wallet en un lugar seguro por si pierdes el wallet poder restaurarlo. Además esta no debe conocerla nadie además de ti, ya que tiene total control sobre tus activos. Una vez tengamos el wallet creado ya podremos obtener las ganancias de la minería y almacenar y gestionar nuestras criptomonedas.

Adquirir el equipo necesario

Una vez ya cuentas con tu wallet configurado existen diversas formas para que puedas obtener criptomonedas a través de la minería:

CPU

La más conocida quizá sea la minería de CPU. Esta era la forma más popular de minar criptomonedas al comienzo de todo. Sin embargo la dificultad de minado va aumentando y esto provoca que este procedimiento se quede obsoleto en criptomonedas como Bitcoin.

Funciona utilizando los procesadores del ordenador para extraer activos digitales. Puede resultar insostenible y poco rentable a largo plazo. La minería de CPU es bastante lenta, lo que significa menores ingresos.

También tiene que pasar una cantidad increíble de tiempo enfriándose y pagando por la electricidad. Aunque su retorno de inversión es bastante bajo, sigue siendo uno de los métodos más explorados para minar criptomonedas.

GPU

La minería GPU es un método bastante popular. Implica el uso de tarjetas gráficas conocidas por su alto rendimiento y asequibilidad. Los equipos de GPU están formados por una tarjeta gráfica, procesador, placa base, marco de plataforma, refrigeración. Pueden llegar a tener un coste de 3.000 dólares, por lo que puede haber opciones más rentables para empezar como la minería de CPU o la nube.

ASIC

La minería ASIC es el método más utilizado por los mineros más profesionales que quieren velocidad y rendimiento. Se trata de unos equipos especializados con el único objetivo de extraer criptomonedas.

ASIC significa “Circuito Integrado para aplicaciones específicas”. Estos equipos son de gran utilidad en criptomonedas en las cuales el nivel de dificultad es bastante elevado como es el caso de Bitcoin.

Debido a su rendimiento y potencia, existe un poco de controversia con respecto a su uso, ya que requiere de una gran fuente de energía. Los miembros conservadores de la comunidad de criptomonedas han pedido la prohibición de estas máquinas, ya que dificulta que otros mineros utilicen métodos más lentos para mantenerse al día.

Minería en la nube

La minería en la nube es una forma popular para que los inversores participen en la minería sin comprar una plataforma. En este caso el proveedor de servicios que ofrece estos servicios en la nube a menudo. Tiene múltiples equipos de minería con la experiencia para operar y maximizar su producción. Antes de elegir una plataforma de este estilo ten en cuenta la duración del contrato, la potencia minera asignada y las tarifas de mantenimiento. Esos son los factores que determinaran tus ingresos.

Hay variedad a la hora de elegir y como todo en este mundo estos métodos también están evolucionando constantemente, ya que hace 10 años nadie pensaba que se crearían equipos especializados para una mayor obtención de criptomonedas. Esta puede ser una forma de ganar dinero, pero no olvides que también es una forma de perderlo rápido.

Ventajas y Desventajas de la minería

Como todo, la minería de criptomonedas cuenta con ventajas y desventajas que pueden ayudarnos a decidir si adentrarnos o no en este proceso. A continuación veremos algunas de ellas:

Ventajas:

Como ya sabemos, la principal ventaja de la minería de criptomonedas es la recompensa que recibimos a cambio de nuestro trabajo.

  • Recibimos recompensas a cambio de nuestro trabajo.
  • Ayuda a mantener la red y protegerla de ataques.
  • Algunos equipos sirven para minar varios tipos de criptomonedas por lo que con una sola inversión podemos conseguir varios tipos de recompensa.
  • Algunas criptomonedas pueden minarse con CPU. Esto significa que no necesitan una gran inversión, ya que podemos minarlas desde nuestro propio ordenador.

Desventajas:

Entre las desventajas de la minería se encuentran algunos aspectos que debemos conocer antes de lanzarnos a este proceso. Algunos de ellos son:

  • Gran inversión en equipos especializados.
  • Altos costes en electricidad y mantenimiento de los equipos.
  • Se necesitan los conocimientos para mejorar el software.